jueves, 14 de enero de 2016

"Adolescentes en la era de Instagram"

Según la Real Academia de Lengua Española (RAE), la adolescencia, es el periodo de la vida humana que sigue a la niñez y precede a la juventud, pero tal vez, le faltaría algún que otro matiz. Desde mi propio punto de vista como adolescente, me gustaría enriquecer esta definición, que como tal, resulta muy simplificada.


Muchos nos catalogan como pasotas y consumistas, y sí, parte de esta afirmación sería verdad, pero desde mi punto de vista, no sería del todo cierta. Nosotros no somos pasotas, ni creo que nadie lo sea. Todos tenemos prioridades o intereses por determinadas cosas, y no por el hecho de no coincidir con la mayoría, entendiendo como mayoría a la sociedad adulta, significa que seamos pasotas, ta que de algún u otro modo, los adolescentes podríamos considerar a los adultos, como pasotas.


El consumismo, en este caso, se puede relacionar más bien con la “necesidad” de tener la mejor marca de móvil, calzado, ropa… es decir, podría entenderse como una cuestión de calidad y no de cantidad, aunque también, habría que tener en cuenta  el momento de crisis económica mundial en que vivimos, ya que afecta a este modo de actuar, buscando siempre la mejor oferta, ayudado por las nuevas tecnologías.


Nosotros, como todos, buscamos una vida que requiera el mínimo esfuerzo, como no tener la responsabilidad de ir a clase, madrugar… buscando siempre el entretenimiento, a ser posible con nuestros mejores amigos yendo al cine, de compras… aunque sabemos que todo esto es inviable, porque cualquier objetivo que nos marquemos, va a requerir siempre un esfuerzo, digamos, que nos engañamos a nosotros mismos para tener una visión placentera de la vida.

 
Querría demostrarles también, a todas aquellas personas que nos consideran vagos y casi inútiles, que tal vez, estamos en una etapa en la que adquirimos conocimientos, habilidades sociales… y sí, pienso que estas adquisiciones son de mayor calidad, y por lo tanto, en un futuro, esto siempre tendrá unas consecuencias positivas, que hagan éste, mejor.

 
No nos consideramos infantiles, ya que por ejemplo, nosotros no optamos a cambiar de algún u otro modo, el mundo, pues, sería algo prácticamente inalcanzable, pero sí, a cambiar nuestro entorno, ya que sería algo más razonable, y cambiando éste, también lograríamos “cambiar el mundo”, puesto a que las redes sociales nos permiten llegar a cualquier rincón del mundo, y aún más, conectados minuto a minuto.

En cuanto a política, muchos optan por nuevos partidos que cambien el sistema, debido tal vez, por la crisis, pero no no todos pensamos esto, ya que prácticamente ni nos interesamos.


En conclusión, pienso que antes de catalogar, se debería, analizar.


Enlaces imágenes:
 - Enlace 1
- Enlace 2
- Enlace 3
- Enlace 4
- Enlace 5
- Enlace 6