domingo, 13 de noviembre de 2016

"El clandestino lector"

Actividad inspirada por el artículo “Clandestinos” de Juan José Millás.

a) Imagina que eres un joven lector clandestino, y mandas una carta a tu padre para contarle por qué lees.

¡Hola papá!

Te escribo esta carta para aclarar un asunto que bajo mi parecer te está acarreando diversas inquietudes. Desde hace un tiempo, como bien sabes, me he aficionado a la lectura porque en ella encuentro todo lo que echaba en falta, me completa como persona. Leer me permite vivir nuevas experiencias, descubrir nuevos mundos, ser un héroe, un aventurero, un descubridor o incluso ¡un poeta!... pero sobre todo el mejor descubrimiento, es el de conocer mi propio yo, y la pieza que faltaba en ese complejo puzle mediante el cual conocería la verdad de mi persona, es sin duda alguna, la lectura. Puede que muchos de mis amigos y la gente de mi edad, no tengan como hábito leer, pero me remito, si no lo hacen, es porque aún no han encontrado ese libro que les despierte esa curiosidad de leer y no parar, con ansia de saber el final, pero con angustia de que ya no habrá otro igual. Hoy en día si es verdad que lo “normal” en mi edad sería ir al gym porque a fin de cuenta es lo que se ve a primera vista, y una persona con un aspecto saludable pues te da habitualmente buenas vibraciones. Con todo esto no quiero decir que no esté de acuerdo con dicho hábito, sino todo lo contrario, pues la salud es vitalidad, pero en ningún momento hay que olvidar que la lectura es a la mente lo que el ejercicio al cuerpo, además cuanto más conocimiento adquiera por medio de la misma, más me enriquecerá como persona y en un futuro temprano el resultado florecerá, abriéndome muchas puertas que nunca te te hubieras imaginado que se abrieran.
Bueno con todo esto espero que me hayas comprendido al fin y que nuestra relación vuelva a su cauce normal.

Un beso.

Resultado de imagen de frases leer